dimarts, 6 de novembre de 2007

Montalbanaje




Los cócteles... son exquisiteces urbanas, construcciones artificiales, pócimas que hacen compañía, que ayudan a la transformación del imbécil Dr. Jekyll en el animado Mr. Hyde. Corto o largo, el cóctel es la única droga posmoderna aceptable, pues reúne diferentes culturas del alcohol y del calor al servicio de la cultura del sabor.

Manuel Vázquez Montalbán, prólogo a Los cócteles del Boadas Cocktail Bar de María Dolores Boadas.

Sírvase usted un cóctel de tertulia cuyos componentes básicos sean el humo, el café y el alcohol. Vierta en un vaso mezclador la cantidad correspondiente a una copa de un malta ahumado (recomendable Laphroaig o Lagavullin) mezcle el contenido con dos gotas de Kalua y un suspiro de angostura. Vierta el contenido en una copa de Dry Martini, preferiblemente de tallo corto, y adorne el conjunto con unos granos de café. El resultado es un beso donde se mezcla el sabor del café con el aroma del humo sin desfavorecer el Malta. Ésta es una de las propuestas del Lugar dedicada a Montalbán a petición de los Caballeros. En cualquier caso una copa excelente.
Del Manual de la EOCS para conducirse en una coctelería


Es ésta una entrada nostálgica (utilizo esta palabra porque me seduce la partícula “algia”…como de dolor) para rendir, humildemente, un homenaje a Manuel Vázquez Montalbán en este cuarto aniversario de su muerte.

Que ¿cómo lo vinculo a los comentarios habituales de esta página?

Expongo algunas de las varias razones que se me ocurren, así, de pronto:

1- La primera es que lamento su muerte, en extremo prematura, no tanto por la pérdida irrecuperable de referentes (a lo largo de los años he llegado a la conclusión de que algunas personas son realmente imprescindibles, piensen lo que piensen los de la escuela tetrabrik en la que cada cual pinta y deja de pintar sin que aquí pase nada), sino porque dejó en el tintero la que hubiera sido una de las mejores novelas de vampiros jamás escrita. De esto estoy completamente seguro.

2- Además, de todos es sabido que Pepe Carvalho, uno de sus personajes principales, quemaba en el hogar de su casa, aquellos libros que consideraba insignia. Entre las muchas obras quemadas es harto probable que se encontrasen un Drácula o una Carmilla (no creo que Gauthier haya podido garantizar unas vigorosas llamas…), quizás siguiendo un reflejo atávico, a modo de ofrenda ritual donde, el famoso detective, ofrecía espiritualmente lo mejor que poseía o, muy racionalmente, para beneficiarse al máximo de lo que daba de sí la buena literatura…hasta de su calor.

3- Montalbán era un consumado gastrónomo y éste es un tema, mire como se mire, colindante con la upirología más ortodoxa.

4- Este niño (el de la foto), este mapa que se extiende a su espalda…¿qué región es la que está a la derecha, justo encima de su oreja izquierda, a la derecha y debajo de Polonia? ¿Transilvania? Y, ¿el libro abierto?…¿cuál es?... ¿Se trata de una casualidad? ¿Es que alguien que esté en su sano juicio cree aún que las cosas pasan por casualidad?

Me ciño a la receta de la EOCS (Espiritual Orden de Caballeros Suprarrománticos) que encabeza este comentario y levanto mi copa en su memoria.

5 comentaris:

  1. Dampyr,

    Me uno al brindis por el maestro. Sí que nos hace falta, sí. ¿No habrá algún sortilegio para reanimarlo del más allá? No sabía que estuviera escribiendo una novela sobre vampiros. ¿Hay material disponible? Gracias`por el post.

    ResponElimina
  2. Irresistible la tentación de acompañarle en este brindis Dampyr, con B.Holiday y su “blue Moon” de fondo… lástima que me falte el Kalua para poder experimentar con esta atractiva receta que propone la EOCS, así que la copa que alzo es la de un delicioso y refrescante W.Souer que acabo de prepararme, mientras pruebo algún que otro sortilegio para intentar traerlo de vuelta (como propone el amigo Fan Hellthink ;-) ) y darle la oportunidad de acabar esa novela que nos habría dejado sin aliento...

    Salud!

    ResponElimina
  3. ...en el tintero, amigos, en el tintero...

    ResponElimina
  4. Hace tres semanas, paseando por Dublín, bajo los efectos no de un cóctel, sino de dos o tres buenas pintas de Guinness..., encontré la casa en la que vivió.. ¡Bram Stoker!, según leí en la placa allí convenientemente colocada. ¿Pasaron por allí MVM o Carvalho alguna vez? ¿Qué bebidas consumía Stoker? ¿Significa algo que, al dar yo con aquella placa, viniera de rendir honores al maestro Wilde en Merrion Square Park?

    ResponElimina
  5. ...Wilde... vampirizado por el joven Alfred Douglas...
    ¿Conoce el DeProfundis de Wilde? (hasta coincide con parte del nombre del blog, quizás hayan relaciones crípticas entre Stoker y Wilde, ¿no cree?)

    ResponElimina