dilluns, 24 de desembre de 2007

Denuncia




Estaba el último hombre del mundo sentado en su casa cuando, de repente, llamaron a la puerta…
(La historia de terror más corta)


I

Si todavía estáis a tiempo, y no lo habéis hecho ya, leed Soy Leyenda de Richard Mathesson (1954). Es, desde mi punto de vista, el nivel evolutivo más elevado del desarrollo del vampiro en la Literatura.

El argumento: Robert Neville, es, aparentemente, el único superviviente de una pandemia que ha convertido a toda la humanidad en vampiros. Neville dedica el día a proveerse de alimentos y a exterminar a los indefensos vampiros aprovechándose de la luz del sol. De noche se blinda en su domicilio y se defiende de ellos sumergido entre los vapores del whisky y las notas del segundo concierto para piano de Brahms.

Esta novela sintetiza en menos de 200 páginas el horror de la soledad y la tensión de ser depredado por unos seres a caballo entre el vampiro más seductor y el zombi más infecto.

Demasiado tarde se da cuenta de que ha tratado por igual a dos tipos de vampiros, el clásico, para entendernos y a otro que es producto de la pandemia, civilizado y que produce por su cuenta el plasma necesario para evitar nutrirse de otras personas. ¿De donde sale el vampiro clásico? Es poco importante a efectos de la novela. La conclusión hace referencia a la posible variabilidad del concepto de normal y no digo más…

Lo que sí quiero dejar claro es: En la novela, Robert Neville no es un teniente coronel del ejército norteamericano, ni un científico afamado, ni un héroe que muere para salvar a la humanidad, ni nada parecido.

II

Mantengo la hipótesis de que Soy Leyenda es una novela singular, de aquellas que proveen de escenarios originales que alimentan otros desarrollos literarios.
Un ejemplo lo tenemos en La Piel Fría de Albert Sánchez Piñol (2003).
Desde mi punto de vista esta novela bebe de tres fuentes privilegiadas: El Tarzán de
Edgar Rice Burroughs (1914), básicamente el inicio, cuando el protagonista llega a la isla y describe el estado en el que se encuentra la cabaña habitada por su predecesor; El horror de Dunwich de H.P. Lovecraft (1928), donde es imposible no establecer una relación entre los seres anfibios descritos por el maestro del horror y los que visitan al protagonista de La Piel Fría; y Soy Leyenda (Mathesson, 1954) aquí, la situación de soledad, asedio y defensa desesperada son casi idénticas.

Para mí, Albert Sánchez Piñol aporta el valor añadido e incuestionable de una combinatoria ejemplar de estos tres elementos y de una reflexión sobre la permanente pugna entre lo moral y lo sensorial de la naturaleza humana.

III

Es una pena que todas aquellas personas que no han leído a Stoker, estén convencidas de que Drácula es una historia de amor a raíz de la versión que, de la novela, hizo Coppola (1992). No hace mucho hubo alguien que me defendía desesperadamente la inclusión del mito (no de la película) en el género romántico. Cualquier persona que haya leído la novela no tendrá ninguna duda en que el planteamiento desafectado y los orígenes inciertos del personaje la sitúan en el más puro estilo gótico. La relación amorosa entre Drácula y Mina es una invención coppoliana que nos aleja de la novela. Si habéis leído el libro y habéis visto la película me daréis la razón.

No voy a cuestionar la legitimidad de versionar obras clave con tanta distorsión (aunque la Hammer nunca aseguró que sus versiones de Drácula fueran la planteada por Stoker, ¡y eso que eran serie B!) pero alguna cosa parecida puede suceder, salvando las diferencias, con el Soy Leyenda estrenado recientemente y protagonizada por
Sin entrar en el ritmo de la película, extremadamente aburrido en sus tres cuartas partes y con una resolución excesivamente vertiginosa al final, el argumento no tiene nada que ver con la novela. Es otra historia que nos habla de altruismo americano, de salvadores de la humanidad, poco de vampiros y nos aleja del planteamiento crítico de Mathesson. Nada que ver.

Un consejo…pasad de ver la peli y leeros la novela, espero haber llegado a tiempo.

8 comentaris:

  1. Totalment d'acord, benvolgut Dampyr! La pel.li és terriblement ensucrada (en el més pur estil americà): tot allò de la relació de col.lega amb la gosseta, la seva mort, els records reiterats del comiat de la dona i la filla,... Empalaga una mica. Menys mal que, de tant en tant, els "sustos" et fan despertar de l'acaramelament.

    M'esperava una pel.lícula més fidel al llibre, pels comentaris que havia llegit. Després de veure-la conclueixo que cap dels crítics de cinema que he tingut el gust de llegir coneix la novel.la d'en Matheson. Una llàstima.

    ResponElimina
  2. Dampyr, no podía estar más de acuierdo contigo… ayer fui a verla y qué gran decepción!!.

    Cómo pueden sustituir a Brhams, Beethoven, Shubert, Mozart o Ravel por Marley?..., dónde estan esas infinitas noches de tormento en las que se cuestiona qué es lo real y lo irreal, el impenetrable enigma de su deseo de vivir aun sabiendo que la vida es un camino estéril y sin sentido…, esas mujeres, "las desnudas y anhelantes mujeres sedientas de sangre, que lo descubren y lo incitan con ademanes obscenos a salir de casa", provocándole ese deseo silencioso e irracional?...

    En fin, otra americanada de las típicas, nada que ver con el perturbador relato sobre la soledad y el aislamiento, y la reflexión sobre la normalidad-anormalidad, el bien y el mal que nos regala Matheson. (y que tan bien es descrita posteriormente por Sanchez Piñol en "la piel fría", como dices).
    Crucemos los dedos para que "30 days of night" esté a la altura!

    Saludos!

    ResponElimina
  3. Mmm...qualsevol obra literària o cinematogràfica passada per l'adreçador hollywoddià pot generar qualsevol tipus de monstruositat com sembla que és aquesta film...Hollywood, la destrucció creativa!!
    Gràcies per la no-recomanació, me l'estalviaré!;P

    ResponElimina
  4. Gràcies a tu antitot i benvingut al blog.
    Ei, M'agrada especialment aquesta "V", s'enten oi?

    ResponElimina
  5. Audbrey... cruzo los dedos por los 30 days of night...

    ResponElimina
  6. He oblidat comentar-vos que recentment (novembre'07) s'ha publicat Soy Leyenda en còmic. El guionista és l'Steve Niles i el dibuixant l'Elman Brown.
    Està bé, el dibuix és net, en blanc i negre, endreçat i fidelíssim a la novel·la.

    Si us interessa, la referència és : Norma Editorial. Col·lecció Made in Hell (nº 51)

    ResponElimina
  7. 30 days
    Me temo que poneis muchas esperanzas en holywood. La pelicula es predecible, repetitiva y vana.
    Y el factor tiempo esta francamente mal llevado, no hay nada que pase en los 30 dias que no pueda pasar en una noche. por no hablar de los personajes que no salen de dia pero que van vestidos muy a la moda....? A lo mejor opinais diferente pero no hace color a la novela.
    Siento decepcionaros, pero podeis ignorarla y mantener vuestras expectativas intactas. Siempre sera mejor.

    ResponElimina
  8. Joan, qué desilusión lo que dices sobre 30 days... aunque quizás juegue a mi favor el no haber leído el comic todavía. Hace unos 2 meses que conseguí el DVD (chinatown NY)…, lo miro…, pero no lo veo…, esperando a leerlo primero, pero ahora se me ocurre que puedo invertir el resultado: si primero veo la peli, después el comic será fascinante, no?. Gracias por la idea! ;-)

    saludos!

    ResponElimina